Nos encanta el debate sobre cómo frenar el cambio climático, pero corremos el riesgo de limitarnos a hablar del problema en lugar de cambiarlo.